Volver a los detalles del artículo 50 COMO UN TRAGO DE TEQUILA: LA RECONVERSIÓN DE UNA TRADICIÓN